sábado, 21 de febrero de 2009

nostalgia


Las recorro una por una. Colección del pasado. Conmovedor. Exasperante. Módico.
Comparecen padres, abuelos, hermano. Amigos que murieron leales.
Otros que traicionaron en vida. Amores y desamores, pero sobre todo un largo y
definitivo amor. Gobernantes y gobernados. Aparecidos y desaparecidos.
Rostros de la tortura. Ojos de los verdugos. Horribles. Presencia de ausentes.
Muros con exigencias, con denuncias; otros con homenajes. Árboles y más árboles.
Y el mar, bendito mar. Barcos que no volvieron. ¿Seguiran con su escolta de delfines?
Nostalgia de un ensueño. Planicie del rotundo despertar. Y el mar, el mar de nuevo.
Con nubes que lo techan. Y gaviotas, las mías, las que saben mi nombre,
por supuesto es mentira, pero ¿no sería maravilloso que sus alas tan lisas colaran para mí?
Fotos de un palacete junto a un pobre tugurio. La reina de belleza abrazando a un mendigo.
Y el mar. Ahora mismo confirmo, juro, asumo ante el espejo, que agregaré más fotos con el mar,
este mar mío.

... y que ahora también es tuyo.
(Mario Benedetti)