miércoles, 6 de febrero de 2008

ventana

Gormaz (Soria)

Rompí aquel muro de piedra que me impedía respirar, y un soplo de aire fresco abofeteó mi cara. Allí estaba todo frente a mis ojos, podía ver los colores, las formas y … sobre todo a ti , desde entonces, mi vida cambió para siempre, podía volar.

1 comentario:

calanda dijo...

Me encanta esta foto, el marco perfecto para un instante mágico, y el texto genial.
Sigue adelante con tu blog, tienes todavia muchas cosas que mostrar y que compartir.